¿Cómo optimizar el presupuesto de tu startup?

  |   Sin categoría

El mayor obstáculo que existe a la hora de emprender es, por lo general, el presupuesto. Para llevar a cabo una idea hay que destinar (en mayor o menor medida) dinero y eso, no siempre es fácil. Por eso, te resultará muy interesante descubrir cómo puedes rentabilizar mejor tus recursos.

1. El minimalismo está de moda

No hace falta que tu oficina esté equipada con todo lujo de detalles. Al principio, es mejor comprar sólo aquel mobiliario que sea necesario. En la mayoría de las empresas, lo único que se necesita es un escritorio, una silla y un ordenador que te permita trabajar.

2. Trabajar en un Business Center te ahorrará dinero

Además de ahorrar dinero, si compartes oficina también te ahorrarás dolores de cabeza. Los Business Center son espacios que reúnen todas las condiciones necesarias para que diferentes oficinas se instalen. Desde servicio de secretaria hasta comedor y salas de reuniones.

Gracias a estos espacios, diferentes startups pueden compartir costes y ser así mucho más rentables. Además, la imagen que se da a los clientes es muy profesional y se consigue mejorar las colaboraciones con otras empresas.

 

optimizar startup

 

3. Buscar colaboraciones

No tienes porqué ser un experto en todo. Simplemente, tienes que ser bueno en aquello que haces bien. Si tu negocio requiere de especialistas, tendrás que ingeniártelas para unirlos a tu equipo o, en el mejor de los casos, subcontratar sus servicios. Si optas por compartir despacho en un Centro de Negocio, estas colaboraciones resultarán más sencillas de conseguir ya que tendrás un contacto directo con otras empresas que, probablemente, también estén interesadas en contratar tus servicios.

reducir gastos startup

 

4. El tiempo es dinero

Si ya has empezado con una startup estoy convencido de que sabrás de lo que te estoy hablando. Durante los primeros meses de vida de tu empresa (o incluso durante los primeros años) todo lo que puedas hacer para reducir el coste en tus proyectos será fundamental. Y, aunque no te lo creas, hay muchas maneras para reducir gastos a lo largo del día.  Por ejemplo, tratar de reducir las reuniones, los meeting y todas aquellas actividades que impliquen destinar tiempo.

Ten en cuenta que, si eres el dueño de tu propia empresa, tu eres el que pone los sueldos (el tuyo y el de tus empleados). Si convocas reuniones con demasiada frecuencia, estarás destinando horas de trabajo de tu equipo y, por tanto, dinero. Lo mejor es reunirse sólo cuando sea imprescindible y utilizar la tecnología para minimizar los tiempos de desplazamiento.

 

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someone