Cómo organizar un curso para los trabajadores

  |   Blog

La formación de los trabajadores de cualquier empresa es un elemento clave para fortalecer su productividad y, a la vez, reforzar su motivación. Sin embargo, una buena organización de los cursos es imprescindible para que la formación no tenga efectos contrarios a los que perseguimos.

Aspectos tan concretos como la elección del aula de formación o las reuniones previas con el formador pueden determinar el éxito o fracaso del curso.

Análisis y reuniones previas

La detección de necesidades formativas debería ser el primer paso para elaborar el plan de formación de nuestra empresa. El análisis se puede elaborar a partir de encuestas directas a los trabajadores o bien mediante entrevistas con los responsables de cada área o departamento.

En cualquier caso, el 50% del éxito de una formación se encuentra esta fase previa: si detectamos correctamente las necesidades, sabremos exactamente los objetivos que debe cubrir cada formación.

Cabe recordar que los cursos organizados para los trabajadores de la empresa no necesariamente deben versar sobre aspectos técnicos de su trabajo. En la formación para trabajadores también pueden abordarse competencias transversales como la comunicación interpersonal o el trabajo en equipo.

Diseñar la formación

Cuando nos proponemos organizar un curso, debemos tener en cuenta algunos elementos antes de empezar, principalmente, el diseño de la formación. Ya sea de forma autónoma o con un centro de formación, es imprescindible que tengamos claros los siguientes aspectos:

  • Los objetivos
  • El temario
  • Los destinatarios
  • La metodología
  • La duración
  • La modalidad (presencial, mixta o de teleformación).
  • Forma de evaluación

Es importante que, durante el proceso de diseño, tengamos una relación fluida con el profesor o bien con el centro de formación que elijamos. Es importante que sepamos trasladar bien los objetivos que perseguimos y no escatimar en detalles. Por ello, y en función de la complejidad de la formación, valdrá la pena organizar una reunión previa con el formador que se hará cargo del curso.

Si queremos bonificar la formación mediante Fundae, tendremos que asegurarnos de disponer de crédito suficiente, así como de contar con la aprobación de la representación legal de los trabajadores, en caso de existir. Además, habrá que conocer y cumplir los mecanismos y los plazos para la notificación del curso.

Dónde impartir la formación

Atención telefónica de Oficina virtualA menudo, al organizar un curso para el personal de la empresa, pensamos en hacerlo en nuestras propias instalaciones. Sin embargo, esa no siempre es la mejor opción. Organizar el curso en un centro externo conlleva interesantes ventajas como una mayor concentración en la formación por parte del alumnado.

En caso de elegir esta opción, lo más sencillo es alquilar un aula de formación. Al elegir el aula, es recomendable buscar un centro cuya imagen sea coherente con la de nuestra empresa. En ese sentido, es recomendable optar por las instalaciones de un centro de negocios que nos garanticen:

  • Imagen de profesionalidad
  • Acceso a material audiovisual actualizado
  • Buena conexión a internet
  • Disponibilidad de material de oficina

 

Calendario del curso

El calendario del curso es un aspecto delicado cuando la formación se dirige a nuestros trabajadores. Habrá que decidir, por ejemplo, si la formación se ofrece dentro o fuera del horario laboral. En función de ello, también habrá que decidir la duración de cada sesión y su periodicidad.

Una vez cerrado el calendario, habrá que comunicarlo claramente tanto al profesorado como a los alumnos. A pesar de ello, es muy recomendable que, entre diez y siete días antes del inicio del curso, hagamos un recordatorio en el que incluyamos el calendario, la ubicación del aula, así como un teléfono de contacto en caso de dudas.

Esta entrada también está disponible en: Catalán