Oficinas y despachos. ¿Cómo debe ser nuestro espacio de trabajo?

  |   Blog

Antes de alquilar un despacho o de amueblar nuestra oficina, debemos pensar en las necesidades de cada puesto de trabajo para asegurarnos de crear espacios adecuados para las tareas que se van a llevar a cabo en ellos.

Dimensiones del espacio de trabajo

Para que se puedan dar las condiciones mínimas para el trabajo sin riesgos, las oficinas y los despachos deberían tener una altura de 2,5 metros como mínimo.

Además, por cada trabajador, se tendría que disponer de 2 metros cuadrados de superficie libre y de 10 metros cúbicos no ocupados.

Así lo dispone Real Decreto 486/1997, de 14 de abril, por el que se establecen las disposiciones mínimas de seguridad y salud en los lugares de trabajo.

Además, dicho espacio debe estar libre de obstáculos y se recomienda evitar el uso de elementos susceptibles de provocar caídas, como cables o regletas que no se encuentren cuidadosamente colocadas.

Muebles de oficina

Los principales elementos del mobiliario de despachos y oficinas son la mesa de trabajo y la silla. De ellas dependen en gran medida que trabajemos con comodidad y sin riesgos para nuestra salud y bienestar. Sin duda, nos sentimos más a gusto trabajando con mesas amplias, limpias y ordenadas, y sentados sobre sillas ergonómicas que nos permitan adoptar posturas adecuadas.

En efecto, se estima que la altura de la mesa debería estar entre los 65 y los 68 cm para trabajos con ordenador. En cuanto al tablero de la mesa, las dimensiones ideales se sitúan alrededor de los 160cm x 180 cm.

Sin embargo, más allá de las dimensiones de la mesa, también es importante calcular el espacio libre para las piernas, que no debería ser inferior a los 70 cm de altura y anchura.

Junto con la mesa, la silla es el elemento clave para asegurar la comodidad y seguridad de los trabajadores en sus puestos. La silla debe permitir, ante todo, que al escribir con el teclado mantengamos los codos flexionados en un ángulo de 90º, y las muñecas y las manos en línea recta con el antebrazo. En ese sentido, también será importante cuidar la colocación del teclado y de la pantalla.

Además, es recomendable que las sillas sean regulables en altura, giratorias y con apoyo lumbar. En caso de que, al regular la silla a la altura de la mesa, las piernas de la persona no se apoyen sobre el suelo con suficiente comodidad, se recomienda el uso de un reposapiés.

A parte de mesas y sillas, el despacho debe disponer de todos aquellos complementos que sean necesarios: estantes, cajoneras, bandejas, etc.

Condiciones ambientales

Según indica la normativa, los lugares de trabajo donde se realicen tareas de tipo sedentario como es el caso de las oficinas y despachos, la temperatura debería situarse:

  • En verano: entre los 20 y los 24ºC
  • En invierno: entre los 19 y los 21ºC.

Tan importante como el confort térmico son las condiciones lumínicas. La mejor de las opciones sería contar con una iluminación natural complementada con luz artificial cuando y donde fuera necesario. Respecto a la luz natural, evitaremos colocar las mesas de trabajo de frente o de espaldas a las ventanas, lo que podría provocar deslumbramientos y reflejos.

Otro factor ambiental determinante es el ruido. En este aspecto, será muy distinta la situación en función de si se trabaja en un despacho individual o en una oficina compartida. En cualquier caso, se considera que a partir de los 55 y los 65 dB, el nivel de ruido ya puede ser causa de falta de confort, siendo las conversaciones, la maquinaria y los teléfonos las principales molestias sonoras en el entorno de una oficina.

Alquiler de despachos

El alquiler de una oficina ya amueblada resuelve, normalmente, todas estas cuestiones. Lograr un espacio que cumpla con las medidas de prevención de riesgos laborales y que, además, resulte cómo e inspirador para el trabajo, no es una tarea fácil.

Como vimos, entran en juego elementos varios, desde los estructurales hasta los ambientales, que determinan no sólo la comodidad y la seguridad de las personas sino su capacidad de concentración y su rendimiento.

Los centros de negocios especializados -entre otros servicios– en el alquiler de oficinas y despachos, cuentan con instalaciones que aseguran, por una parte, el cumplimiento de la normativa de prevención de riesgos laborales y, por otra, el confort de las personas que trabajan en sus instalaciones.

Esta entrada también está disponible en: Catalán