¿Por qué domiciliar mi empresa en un centro de negocios?

  |   Blog

Son varias las situaciones en las que un emprendedor puede necesitar domiciliar su empresa en un centro de negocios. La domiciliación de empresas consiste en asignar a la empresa la dirección del centro de negocios como sede fiscal y/o comercial, con todos los beneficios que ello conlleva. Además, dicho servicio suele aportar otras ventajas, como el uso de espacios, apoyo administrativo o uso de salas de reunión, etc.

Domiciliar la empresa en una ubicación de prestigio

Una de las ventajas más evidentes del servicio de domiciliación que ofrecen los centros de negocios es poder asociar a nuestra empresa una dirección de prestigio, otorgándole así una imagen de solvencia y seriedad. A ojos de nuestros clientes, nuestra empresa puede estar domiciliada en una u otra ciudad, o en uno u otro distrito, según decidamos.

La domiciliación de empresas es un proceso sencillo que no requiere mucho papeleo. En condiciones habituales, los centros de negocios suelen requerir:

  • El DNI de la persona que firma el contrato.
  • Certificado CIF.
  • Escrituras de la empresa y poderes.
  • Número de cuenta bancaria.

En caso de autónomos, únicamente se suele solicitar el documento de identidad y el número de cuenta bancaria.

Control de correspondencia de la empresa

El servicio de domiciliación incluye habitualmente la gestión de la correspondencia, que consiste en la recepción y el reenvío de documentación y paquetería. En algunos casos, también podemos solicitar al centro de negocios la notificación inmediata de llegada de documentos.

De este modo, no solo nos estamos beneficiando de la ubicación del centro de negocios en cuanto a prestigio, sino que nos aseguramos de contar con una gestión y control efectivos de nuestra correspondencia, que nos ayudará a evitar extravíos y retrasos, en algunos casos, de graves consecuencias para nuestro negocio.

 

 

Recepción de llamadas

Atención telefónica de Oficina virtualLos centros de negocios suelen entender la domiciliación de empresas como un servicio integral que incluye ventajas que van más allá del uso de la dirección del centro de negocios como sede social, fiscal y/o comercial de la empresa.

En ese sentido, la domiciliación de empresas en un centro de negocios puede incluir también el servicio de recepción de llamadas. Según sean las condiciones, incluso podremos disponer de un número de teléfono exclusivo en el que se responda de forma personalizada, con el nombre de nuestra empresa.

En estos casos, los centros de negocios suelen garantizar la notificación inmediata por correo electrónico de las llamadas atendidas, de manera que con solo disponer de conexión a internet podremos estar al día de la actividad relacionada con nuestra empresa.

Con ello, nos aseguraremos también de no perder llamadas durante el tiempo en el que no podemos atenderlas personalmente, algo que resulta de especial interés para los trabajadores autónomos.

Algunos centros de negocios disponen, además, de la posibilidad de desviar las llamadas a móviles o fijos, para mayor control de las comunicaciones de la empresa.

A la hora de contratar un servicio de este tipo vale la pena, finalmente, averiguar si el centro de negocios dispone de personal multilingüe que pueda atender nuestras llamadas internacionales.

Amplios horarios de atención

Tanto el servicio de atención telefónica como de gestión de la correspondencia tiene la ventaja de poder prestarse en las amplias franjas horarias en las que el centro de negocios permanezca en funcionamiento.

Algunos centros ofrecen dichos servicios desde las 9:00h hasta las 19:00h, es decir, 10 horas de atención telefónica ininterrumpida que, de otro modo, difícilmente podríamos proporcionar a nuestros clientes.

 

 

Acceso a los servicios del centro de negocios

Las empresas que deciden establecer su sede en un centro de negocios suelen tener acceso preferente a otros servicios del mismo centro como el de soporte administrativo o de acceso a espacios comunes.

Uno de los más interesantes es seguramente el acceso a una bolsa de horas para el uso de salas de reuniones. Especialmente cuando no disponemos de una oficina física, tarde o temprano necesitaremos un espacio donde recibir a clientes o proveedores o donde celebrar reuniones. Por eso, cuando contratemos un servicio de domiciliación es importante que averigüemos si el acuerdo incluye este tipo de servicio.

La domiciliación de empresas puede ser, por tanto, mucho más que la simple asociación de una dirección física a nuestra empresa: nos reporta prestigio, buena imagen y servicios adicionales, todo ello a un coste muy razonable.

Se trata de una opción de especial interés, por ejemplo, para profesionales autónomos que no dispongan de despachos propios, sino que trabajen desde su domicilio o bien ejerzan sus funciones desde el centro de trabajo de sus clientes. También para aquellas empresas que necesiten establecer sedes en distintas ciudades o bien contratar servicios de oficina virtual, para poder contar con servicios administrativos y de recepción, sin cargar con los costes económicos y de tiempo de una oficina tradicional.

Esta entrada también está disponible en: Catalán