¿Por qué los mejores empleados dejan su trabajo?

  |   Blog, Sin categoría

“Quiero ser mi propio jefe”. Esa es la razón más mencionada cuando se pregunta a los emprendedores qué les motivó a dar el paso. Sin embargo, a medida que nuestro proyecto crece, nos vamos a dar cuenta de que no sólo nos hemos convertido en nuestro jefe, sino en el de todos los empleados que están ayudando a construir nuestra empresa. Hemos sido capaces de gestionarnos a nosotros como individuos, pero: ¿Estamos preparados para liderar un equipo humano? La prioridad de todo emprendedor que tiene a su cargo un equipo, por pequeño que sea, es la retención del talento.

 

Perder un buen empleado es algo terrible

En primer lugar, tendremos que hacernos cargo de encontrar y formar a su repuesto. Este proceso llevará implícita la incertidumbre de cómo se adaptará la nueva incorporación. Además, el resto de trabajadores tendrán que trabajar más duro durante los primeros meses, mientras el nuevo responsable se adapta a la empresa.

Algunas veces existe una razón por la cual una persona deja la empresa: quizás no encajaba con el equipo, o se tuvo que mudar por motivos personales. Incluso puede que se le ofreciera una oportunidad con unas condiciones que no somos capaces de igualar. En todas estas situaciones, aunque la transición sea dura, es esencialmente positiva.

No obstante, a veces vamos a perder buenos empleados, que encajaban con el equipo y que aún no tienen ligada una oportunidad en otro sitio. Estas pérdidas van mucho más allá de lo puramente económico. Las razones más recurrentes por las que podemos perder empleados perfectamente funcionales son las siguientes:

 

sala de reuniones barcelona

 

1. Me siento estancado 

Todo el mundo quiere sentir que está progresando en su carrera. La necesidad de tener algo a lo que aspirar está ligada a nuestra naturaleza humana. Si no se les proporciona esta escalabilidad en la empresa, van a tener que buscarla fuera. Además, mientras aguantan frustrados en nuestra empresa, el rendimiento va a bajar, y su infelicidad se va a contagiar entre los compañeros.

 

 

2. Sobrecarga de trabajo 

Los periodos de estrés son inevitables: abandonar una posición laboral por sentirse sobrecogido por una punta de trabajo no suele ser una buena idea, pues la misma situación se va a repetir en nuestra próxima aventura.

Sin embargo, la situación es diferente cuando la sobrecarga de trabajo es constante. Un mal liderazgo puede provocar que tendamos a delegar más precisamente en aquellos trabajadores en quiénes confiamos y necesitamos más en nuestra empresa. Si esta carga extra de trabajo no va ligada a un reconocimiento económico, el sentimiento más común es el de sentirse utilizado y exprimido.

 

centro de negocios barcelona

 

3. Jerarquía excesiva

 Por supuesto, en todos los lugares de trabajo es necesaria una cadena de mando para ser eficientes. Pero una rigidez excesiva puede resultar contraproducente. Si tus mejores trabajadores sienten que lo único que les va a proporcionar autoridad en la empresa es su título y no sus habilidades, probablemente no quieran invertir tiempo y esfuerzos en subir la escalera corporativa.

 

alquiler despacho barcelona

4. No se reconoce mi trabajo

 Hasta los empleados más discretos desean que se les reconozca su trabajo. Como líderes de un equipo humano, no hacer caso a esta necesidad de reconocimiento puede provocar un mal ambiente de trabajo. Un gesto de aprobación no tiene porqué requerir presupuesto: las palabras de agradecimiento son gratuitas y reforzarán el rendimiento de tu equipo. El compromiso de tus empleados disminuirá si sienten que no se aprecian sus aportaciones.

Como vemos en los ejemplos facilitados, la mayoría de las personas dejan su empleo por culpa del liderazgo de su jefe, y no por sus tareas o organización. Pregúntate a ti mismo qué comportamientos podrían ahuyentar a tus mejores empleados, y empieza a tomar las decisiones necesarias para mantenerles.

 

 

 

 

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someone