Centros de negocios: una tendencia al alza

  |   Blog

Alquilar una oficina en un centro de negocios es una solución cada vez más ventajosa para muchas empresas, en especial en los nuevos escenarios laborales surgidos a raíz de la pandemia de COVID-19.

Centros de negocios: un modelo que sigue creciendo

Según un informe de Deloitte, las empresas deben reforzar su resiliencia de cara al futuro trabajando en distintas dimensiones. Deben, por ejemplo, mantener una comunicación interna fluida con los trabajadores, promover el trabajo en remoto siempre que sea posible y aumentar el soporte tecnológico para prevenir y abordar posibles incidencias.

En relación con ello, el espacio de trabajo tenderá a combinar entornos físicos y virtuales, y las aplicaciones de colaboración permitirán trabajar de igual manera con independencia de la ubicación.

La pandemia ha impulsado el teletrabajo, pero sobre todo, los modelos mixtos que combinan presencialidad y trabajo en remoto. De ahí que cada vez cobren más importancia los espacios de trabajo flexibles.

En este nuevo escenario, los centros de negocios constituyen la alternativa ideal a las oficinas tradicionales dado que su modelo de negocio responde a la perfección a las necesidades de las empresas cuyos trabajadores combinan trabajo presencial y virtual.

Seguridad, ante todo

En el contexto actual, la primera ventaja que los centros de negocios ofrecen a los empresarios es la resolución de todo aquello que tiene que ver con las medidas de seguridad, higiene y prevención de contagios. Ubicar la oficina en un centro de negocios significa contar con un espacio que ya dispone de todos los mecanismos necesarios de seguridad e higiene: desinfección, climatización adecuada, cálculo de aforos, señalizaciones de seguridad, etc.

Controlar todos los aspectos relacionados con la seguridad y la higiene es una tarea que implica el seguimiento de las disposiciones de seguridad y su implementación en cada momento, algo que supone una importante dedicación que se ahorran las empresas ubicadas en centros de negocios.

Espacios cada vez más flexibles

A pesar del auge del teletrabajo, siempre es necesario disponer de un espacio físico que constituya un centro estable de encuentro de todos los trabajadores y que proporcione una imagen identificable por parte de los clientes.

Las empresas, sin embargo, cada vez están menos dispuestas a cargar con todos los gastos y las limitaciones de una oficina física tradicional. Prefieren, en su lugar, espacios flexibles que permitan distintos niveles de ocupación según las necesidades de la empresa.

Además de la posibilidad de ampliar o reducir espacios, los centros de negocios ofrecen todo un abanico de servicios que van mucho más allá del mero alquiler de oficinas y despachos: recepción, desvío de llamadas, secretaría virtual, etc. Ello permite, por ejemplo, que los trabajadores de empresas ubicadas en centros de negocios puedan contar con horarios amplios que les permitan gestionar su jornada laboral de forma autónoma y flexible, y mejorar así sus posibilidades de conciliación.

Al margen de la flexibilidad en cuanto al uso de los espacios de despachos y oficinas, los centros de negocios también permiten que las empresas utilicen según sus necesidades espacios comunes como salas de espera, salas de reuniones o, incluso, aulas de formación. De hecho, un reciente informe de JLL indica que la oficina sigue siendo el lugar preferido para este tipo de actividades: un 52% de los empleados considera que la oficina es el lugar más adecuado para procesos de aprendizaje, un 60% prefiere ir a la oficina para socializar y un 70% la prefiere para celebrar reuniones presenciales.

El mismo estudio confirma la tendencia creciente del trabajo híbrido, en el que los empleados podrán trabajar desde distintas ubicaciones. En ese sentido, destaca el papel clave que van a tener las tecnologías, pero también el espacio de trabajo, que se perfila cada vez más como necesariamente flexible.

Como señala JLL, en España los espacios flexibles más comunes son los centros de negocios, que suponen un 43% del número total de ubicaciones flexibles del país. En estos espacios, las empresas pueden ocupar despachos y oficinas en función de sus necesidades, y contar con servicios profesionales que revierten en la buena imagen de la marca.

Esta entrada también está disponible en: Catalán