Cómo afecta la conciliación familiar en el trabajo

  |   Blog

Las medidas de conciliación laboral y familiar de una empresa pueden ser un factor determinante en la retención del talento dado que, cada vez más, los profesionales que valoran la flexibilidad horaria y unas condiciones que les faciliten la conciliación.

¿Qué es la conciliación laboral y personal?

Se entiende por conciliación laboral y familiar, la participación equilibrada de hombres y mujeres tanto en la vida familiar como en el mercado de trabajo. Por ello deben establecerse medidas orientadas a conseguir justamente la igualdad de oportunidades en el empleo, la superación de estereotipos y a cubrir las necesidades de atención a las personas dependientes.

Esta igualdad implica la reorganización de sistemas educativo o de recursos sociales, pero impacta sin duda y de forma directa en el sistema laboral.

Cada vez son más las empresas que implementan medidas de conciliación laboral y familiar, relacionadas la mayoría de veces con la flexibilidad horaria o el teletrabajo.

La conciliación. ¿A quién beneficia?

Según datos del INE referidos al año 2018, entre las personas que reconocían dificultades de conciliación familiar y laboral, la mayoría las achacaban a largas jornadas de trabajo y a horarios poco flexibles.

La conciliación beneficia de forma directa a las personas trabajadoras que, gracias a ella, pueden compatibilizar el trabajo con la atención a los hijos o a personas mayores que tengan a su cargo. Sin embargo, no es solo la persona trabajadora la que sale beneficiada sino también, de forma indirecta, su empresa.

La conciliación laboral y familiar es uno de los puntales de la satisfacción de las personas trabajadoras de cualquier empresa junto con el salario y las posibilidades de promoción interna.

De hecho un informe de Randstad indicaba que la conciliación era, después del salario, el principal criterio de los profesionales para elegir una empresa o para permanecer en ella. En el mismo sentido, identificaba la falta de medidas de conciliación como un motivo para abandonar una empresa.

Teniendo en cuenta que la satisfacción del profesional tiene que ver de forma directa con la productividad, revisar si estamos proponiendo medidas adecuadas debería ser una preocupación para cualquier empresa que quiera evitar una alta rotación de personal.

Tanto es así que el Ministerio de Derechos Sociales y Agenda 2030, identifica la implantación de estas medidas de conciliación como un elemento que “no sólo benefician a sus destinatarios directos (las personas empleadas y sus familias) sino que revierten en mejoras para las propias empresas en cuestiones como un mayor compromiso, una menor rotación, un mejor clima laboral, una mejora de su reputación corporativa, de su responsabilidad social e incluso de su productividad, su competitividad y su capacidad para atraer y retener talento”.

Tecnología y conciliación: la irrupción del teletrabajo

El confinamiento trajo consigo un auge sin precedentes del teletrabajo. Esta modalidad de trabajoo, recientemente regulada, puede suponer una oportunidad para impulsar la conciliación. Según el estudio Resistance in Teleworking. Tactics and Subjectivity in Female Teleworkers, una correcta integración laboral del teletrabajo podría conseguir un mejor equilibrio entre la vida familiar, laboral y personal y, en consecuencia, un aumento de la calidad de vida de las persnas trabajadoras así como un incremento de la productividad laboral.

Sin embargo, una de las autoras del estudio, Anna Galvez, también advierte que el teletrabajo también puede conllevar el riesgo de reproducir la diferenciación tradicional de géneros y, por lo tanto, de la continuidad de la brecha que separa hombres y mujeres en términos de igualdad.

La ley de igualdad

En cualquier caso, la propia Ley Orgánica 3/2007, de 22 de marzo, para la igualdad efectiva de mujeres y hombres, reconoce el derecho a la conciliación de la vida personal, familiar y laboral y se basa en la necesidad de alcanzar una mayor corresponsabilidad entre mujeres y hombres en lo que respecta a las obligaciones familiares.

Además, se establece la obligatoriedad de tener un plan de igualdad para las empresas de más de 50 trabajadores, previendo algunos plazos de moratoria que quedan establecidos en el Real Decreto-ley 6/2019, de 1 de marzo, de medidas urgentes para garantía de la igualdad de trato y de oportunidades entre mujeres y hombres en el empleo y la ocupación.

Los planes de igualdad de las empresas deben contener, entre otros, un apartado relativo al ejercicio corresponsable de los derechos de la vida personal, familiar y laboral.

En la Guía de buenas prácticas hacia el equilibrio de la vida pProfesional, familiar y personal podemos encontrar casos de éxito y ejemplos de cómo distintas empresas de diferentes sectores han implementado medidas de conciliación desde beneficios extrasalariales, mecanismos de flexibilidad horaria, teletrabajo, etc.

Sin duda, la conciliación es un reto para las políticas de recursos humanos y también una oportunidad y una apuesta para lograr una mejora tanto para las personas trabajadoras como para la propia empresa.

Esta entrada también está disponible en: Catalán