¿Cómo empezar con tu Startup?

  |   Blog

Sólo necesitas 3 cosas para empezar con una startup: rodearte de buenos profesionales, crear algo que tus clientes realmente necesiten y economizar al máximo tus recursos. Un emprendedor que cuente con estos tres factores, muy probablemente, alcanzará el éxito con su startup.

Aunque ahora te parezca relativamente fácil reunir estos tres ingredientes, podemos asegurarte por propia experiencia que se trata de un camino arduo y difícil. De todas formas, si pones constancia y fe, lo conseguirás. Hoy te proponemos 5 pasos para triunfar con tu Startup

1. Idea para emprender

Lo primero y fundamental. Si no tienes una idea con la que cautivar a tu público objetivo, date por perdido. La única manera que tiene una startup de conseguir rentabilizar sus recursos es ofreciendo un producto único que consiga satisfacer las necesidades de sus clientes.

Tener la idea, es sólo el principio. A partir de aquí, tienes que enarbolar un plan de ejecución que se rija por un calendario. El gran obstáculo que hace fracasar a la gran mayoría de Startups es el hecho de no tener una estrategia inicial definida. A medida que se van acercando las primeras gestiones a realizar, el proyecto se desmorona por falta de coordinación. Eso, no te puede pasar a ti.

Por otra parte, es importante que seas flexible con tu proyecto. Igual que les pasa a las personas, muchas empresas van evolucionando a lo largo del tiempo. Es muy posible que, después de todo el proceso, tu empresa acabe siendo completamente diferente a lo que tenías pensado inicialmente.

El ejemplo más claro lo tenemos en Microsoft. El plan inicial de esta compañía era el de vender programas de idiomas. Con el tiempo, la idea fue evolucionando hasta convertirse en uno de los principales sistemas operativos y una de las compañías más rentables del mundo.

pensar la idea de negocio

2. Networking para tu startup

Necesitas rodearte de un equipo que esté implicado con tu proyecto y que sea altamente competente para desarrollar tu idea de negocio. Esto es básico. La clave para encontrar a las personas adecuadas es asegurarse de que les apasiona lo que hacen.

La mayoría de startups empiezan con un grupo de amigos a los que les motiva en exceso un tema y han decidido hacerlo su modus vivendi. Al inicio, ésta es una de las mejores fórmulas para comenzar con tu startup porque conseguirás trabajar en un ambiente de trabajo agradable con profesionales a los que realmente les motiva su trabajo.

Con el tiempo, si las cosas van bien, la empresa crecerá y tú necesitarás contratar a otro tipo de profesionales que lleguen allá dónde tus conocimientos no abarcan. En este punto crucial, has de ser capaz de escoger a las personas adecuadas para tu empresa. ¿Cómo? Lo cierto es que no existe una fórmula mágica que responda a esta pregunta. Sólo tu intuición.

3. Qué necesitan tus clientes

Todas las empresas del mundo se plantean esta pregunta. En el caso de los emprendedores es un punto bastante peliagudo ya que a menudo se tiende a confundir lo que el público está buscando con las motivaciones del empresario. Además de averiguar qué están buscando tus clientes y ofrecerles una solución práctica, tienes que hacer algo que sea atractivo y fácil de utilizar.

Cuando empezó el boom de los negocios online, todo el mundo se lanzó a la red para publicar sus ideas de negocio. Aunque, sólo unos pocos se preocuparon de crear algo que fuera realmente necesario por el público. La solución está en testear constantemente tu producto o servicio y pedir el feedback del cliente.

triunfar en la startup

4. Obtén los fondos necesarios

Para que esto ocurra, necesitarás dinero. Financieramente hablando, una startup es como un examen en el que sólo se puede aprobar o suspender.  Si te equivocas, se acabó, pero si prosperas, tienes muchos números de hacerte rico. A medida que vayas presentando resultados será más fácil recaudar fondos y tu empresa podrá autofinanciarse sola.

Pero, ¿Cómo empezar a emprender el vuelo? Mucho me temo que la primera fuente de financiación serás tu mismo. Hasta que no hayas lanzado tu primer prototipo no podrás demostrar a tus inversores que tu negocio funciona. Si tu prototipo requiere de una inversión más potente de lo que puedes afrontar, es posible que tengas que recurrir a los inversores particulares que, movidos por tu ímpetu y espíritu emprendedor, decidan asumir el riesgo de apostar por ti.

Una vez tengas los fondos necesarios es fundamental realizar un plan de negocio que disponga de cierto margen por si salen imprevistos. Una de las principales causas de fracaso de startup es quedarse sin fondos para continuar con el negocio. Por eso, el plan de negocio es crucial para no morir en el intento.

definir plan de negocio

5. Empieza con determinación

Te lo adelantamos, no va a ser un camino fácil. Durante el proceso de formación de una startup vas a tener cientos de dificultades en tu camino que van a complicar tu existencia. Trabajarás más horas de las previstas y las preocupaciones de tu trabajo impregnaran tu vida. Pero al final, todo este esfuerzo valdrá la pena. Posiblemente, ahora mismo, el dinero te preocupe mucho, pero debes saber que lo más importante es que cuentes con determinación y ganas de hacer que esto funcione.