Cómo mejorar el ambiente de trabajo

  |   Blog

El ambiente de trabajo tiene una incidencia muy acusada en la productividad de los trabajadores y es un elemento clave en la gestión de recursos humanos que puede impulsar o entorpecer el éxito de cualquier negocio.

Empieza desde el principio: la selección del personal

La satisfacción del trabajador en su puesto de trabajo tiene mucho que ver con su propia identificación con la empresa.

Eso es algo que debemos tener en cuenta desde el principio, cuando abordamos la selección de personal. En ese sentido, a la hora de seleccionar candidatos, no solamente debemos tener en cuenta sus competencias profesionales. También tendremos que buscar personas capaces de sentirse identificadas con los valores de la empresa, con su forma de trabajar y, en general, con la cultura organizacional.

Motivar al equipo

El ambiente general de trabajo va a depender, también, de la satisfacción de cada uno de los miembros del equipo y, para lograr niveles de satisfacción razonables, son múltiples los factores que deberemos considerar.

Se tiende a pensar que la satisfacción laboral depende de la retribución económica. Este es, sin duda, un elemento clave para los trabajadores. Es, de hecho, uno de los principales motivos por los que un trabajador se plantea un cambio de empresa.

Sin embargo, si bien el salario es un factor muy relevante, no es ya el único y, en ocasiones ya ni siquiera es el más importante.

Es necesario analizar qué tipo de profesionales trabajan en nuestro equipo y conocer cuáles son sus expectativas reales para poder dar respuestas adecuadas y generar estrategias que incidan de verdad sobre el clima laboral.

Un informe reciente de Randstad señala las preferencias y las prioridades de los trabajadores en función de su edad. Indica, por ejemplo, que para los más jóvenes (entre 18 y 24 años), es muy importante es trabajar en una empresa que aporte a la sociedad.

En el otro extremo, los trabajadores de 55 a 64 años, priorizan la seguridad laboral a la hora de elegir un puesto de trabajo.

La conciliación laboral y familiar es algo que valoran especialmente la mayoría de trabajadores y muy en particular, el 60% de los trabajadores de entre 35 y 54 años.

Reputación de la empresa

Otro factor determinante en el ambiente de trabajo es la reputación de la propia empresa. El informe de Randstad antes citado señala que el 50% de los candidatos afirma que no trabajaría para una empresa con mala reputación, ni siquiera con una subida de sueldo.

Debemos estar atentos a la imagen de nuestra empresa, especialmente en lo que las redes sociales proyectan de ella y cuidar este aspecto también a la hora de buscar y mantener un equipo de trabajo.

La reputación de la empresa es algo especialmente relevante para los millennials, es decir, para los trabajadores de entre 25 y 34 años, que se informan fundamentalmente a través de redes sociales profesionales.

Cuidar el espacio de trabajo

Aunque pueda parecer una cuestión menor, en realidad no lo es. Disponer de un espacio de trabajo confortable y adecuado es fundamental para que el trabajador se encuentre a gusto y sienta que puede desarrollar sus tareas con las condiciones óptimas. El confort en el trabajo depende de múltiples factores. Entre otros:

  • Disponer de equipos informáticos, software y herramientas adecuadas al puesto de trabajo.
  • Contar con buena iluminación, que asegure el confort visual. Siempre que sea posible, es recomendable que los espacios dispongan de luz natural.
  • Mantener los espacios de trabajo a una temperatura ambiente adecuada.
  • Asegurar la limpieza regular de la oficina.
  • Fomentar el mantenimiento del orden en los espacios de trabajo de cada trabajador, así como en las zonas comunes.
  • Disponer de un mobiliario adecuado.

El confort y la protección de la salud de los trabajadores respecto al espacio físico y el mobiliario es un elemento clave en la gestión de los equipos de trabajo. Las empresas que se ubican en centros de negocios tienen resueltos estos factores, que se incluyen dentro de los servicios habituales de estos equipamientos.

En general, los centros de negocios cuentan con instalaciones listas para trabajar desde el primer día, equipadas con mobiliario de calidad y dotadas de las últimas tecnologías.

Detectar problemas

Sin embargo, ante todo, debemos ser capaces de identificar aquellos indicadores que nos alertan de que algo puede estar ya funcionando mal en nuestros equipos.

Una elevada rotación de los trabajadores puede ser un claro indicador de que nuestro proyecto se está convirtiendo en un lugar de paso, pero no es identificado por los trabajadores como un proyecto de futuro donde desarrollar sus carreras.

Una forma de identificar posibles problemas es preguntar, directamente, a los trabajadores mediante encuestas de clima laboral. Las encuestas deberían ser anónimas de modo que los trabajadores puedan sentirse libres de responder con sinceridad.

Es positivo, además, entrevistarse regularmente con los responsables de los distintos departamentos para ir tomando el pulso de cada área de la empresa.

En cualquier caso, debemos permanecer alerta y practicar la escucha activa tanto con nuestros responsables de área como con los equipos de trabajo en general.

El ambiente de trabajo es en todas las franjas de edad uno de los principales motivos por los que los trabajadores desean permanecer en una empresa. Por ello, cuidarlo y protegerlo mejorará no solamente la productividad de nuestros equipos, sino que, además, reducirá la rotación y nos ayudará a atraer y retener el talento.

Esta entrada también está disponible en: Catalán