Como prevenir conflictos en los equipos de trabajo

  |   Blog

Las desavenencias y los conflictos son inevitables dentro de cualquier colectivo de personas y los equipos de trabajo no son una excepción.

Prevenir los conflictos

Desde la dirección, deben sentarse las bases para que la convivencia en la empresa sea tan apacible como sea posible, en aras de beneficiar tanto el bienestar del equipo de trabajo como la productividad del negocio.

A menudo, los conflictos pueden aparecer dentro del equipo por rivalidades de tipo profesional. Algunas empresas fomentan la competitividad entre sus empleados, con el objetivo de estimularles para mejorar y superarse continuamente. Sin embargo, la forma de hacerlo puede determinar que la estrategia sea un éxito o que, en cambio, derive en conflictos y malestar. En ese sentido, la competitividad se debería promover desde una lógica del juego y la sana rivalidad: si esa competitividad no se orienta adecuadamente puede acabar generando conflictos.

Tener claramente definidas las funciones de cada puesto de trabajo y comunicarlas adecuadamente es otra forma de prevenir conflictos. A menudo, no conocer las propias funciones, límites e incluso la misma jerarquía de la organización puede generar malentendidos y recelos entre los miembros de los equipos.

Una plantilla cohesionada no es un logro fácil de conseguir, y ese reto que se complica aún más cuando se trabaja a distancia o combinando presencialidad y teletrabajo. En estos casos, es muy recomendable que, aun en empresas que fomenten el teletrabajo, se cuente con espacios físicos para celebrar reuniones y espacios de encuentro.

La celebración regular de reuniones presenciales aporta informaciones muy valiosas sobre el ambiente de trabajo que, a menudo, se pierden en las reuniones por videoconferencia. En ese sentido, nos ayudan prevenir los conflictos o, al menos, a identificarlos de forma más temprana, cuando ya se han producido.

Dadas las actuales circunstancias sanitarias, para poder celebrar reuniones presenciales, es imprescindible poder garantizar todas las medidas de seguridad para las personas asistentes. Por ello, lo más habitual es que las empresas opten por el alquiler de salas de reuniones en espacios que ya se ocupan de todo lo que atañe a la seguridad e higiene del espacio.

La comunicación, clave en la resolución de conflictos

Las personas que lideran equipos de trabajo deberían conocer a los profesionales que los integran, no solo por lo que respecta a sus competencias técnicas sino también en lo que tiene que ver con su forma de relacionarse, sus valores, sus expectativas, así como con sus potencialidades y debilidades a nivel laboral. Conocer a nuestros colaboradores nos ayudará no solo a gestionar adecuadamente su trabajo sino a adelantarnos a posibles conflictos que se pudieran generar.

Para ello, son esenciales habilidades como la escucha activa y la asertividad en nuestras comunicaciones con el equipo. Saber ponernos en el lugar de la otra persona, entender sus motivaciones y creencias, nos ayudará a comprenderla y encontrar, por lo tanto, vías para solucionar los conflictos.

En situaciones de crisis o contextos de cambios, la escucha activa es aun más importante si cabe. El líder debe preguntarse cómo dichos cambios están afectando a su equipo y en qué medida y con qué mecanismos puede él contribuir a ayudarles en su proceso de adaptación para evitar la aparición de conflictos.

En cualquier caso, no debemos olvidar que el conflicto es un proceso natural y a menudo inevitable, que debe ser abordado como un factor cuya resolución puede conllevar consecuencias positivas para todo el equipo.

Esta entrada también está disponible en: Catalán