¿Cómo saber si mi cliente está contento conmigo?

  |   Blog

¿Cuál es la misión de una empresa? Cada compañía tiene su propio objetivo corporativo y lo intenta mostrar a su público objetivo de una manera u otra. Si echas un vistazo por internet encontrarás múltiples ejemplos sobre diferentes misiones empresariales y podrás hacerte una idea más práctica sobre de qué va todo esto.

Pronto descubrirás que, todas las misiones empresariales tienen un denominador común. Todas tienen el propósito de satisfacer a sus clientes. En parte, el éxito de una empresa dependerá del grado de bienestar que consigan en sus compradores. Por eso, es crucial controlar y analizar este indicador. ¿Cómo? Desde AIN Business Center te presentamos las 3 metodologías más útiles para saber si tu cliente está contento contigo

Entrevistas de satisfacción

La mejor manera para controlar y evaluar la satisfacción de los clientes es realizar entrevistas después de proporcionar el servicio o de vender el producto o servicio. El problema está en que, a menudo, estas encuestas suelen ser muy rígidas y no logran reflejar todas las inquietudes que los clientes pueden tener. Las respuestas de tus clientes están enormemente condicionadas por los enunciados de cada cuestión y es muy fácil acabar sugestionando, involuntariamente, a los interlocutores.

cliente feliz

De todas formas, si optas por esta metodología para controlar el estado de ánimo de tus clientes, tienes que tener en cuenta una serie de recomendaciones.

 

  • Periodicidad: Además de realizar la encuesta después de ofrecer el servicio es también muy pertinente realizar encuestas periódicas. Así podrás ver una evolución de su estado de ánimo.
  • Estudiar nuestros productos o servicios: Es muy importante que el formulario que entregas a tus clientes se ajuste completamente a las particularidades de tu producto y hagas preguntas acerca de el funcionamiento y uso de lo que estás vendiendo.
  • Ser valientes con las preguntas: Si quieres obtener respuestas que te ayuden a mejorar la calidad de tu producto o servicio, tienes que hacer preguntas que realmente pongan en cuestión la idoneidad de tu servicio.
  • Añade escalas de valor: Es fácil que, si tu cliente tiene que responder a tu cuestionario se sienta cohibido y le cueste dar su opinión. Por eso, tienes que encontrar fórmulas menos violentas que le faciliten la evaluación de tu producto o servicio. Las escalas de valor son menos agresivas que poner la opinión, directamente, por escrito.
  • Se breve: Obligar a tu cliente a realizar un cuestionario interminable sólo conseguirá ponerle nervioso y crear una percepción negativa de tu empresa. Se breve y conciso.

Buzón de quejas

El Buzón de quejas y sugerencias es la metodología clásica para la obtención de feedback de los clientes. Si estás pensando en depositar un Buzón en la entrada de tu oficina para que tus clientes dejen sus hojas de reclamaciones, estás muy equivocado. Lo ideal es adaptarse a las nuevas tecnologías y dar la opción online a través de tu web.

quejas

Pide ayuda a tus clientes Partners

Si tienes la suerte de tener clientes de mucha confianza, puedes pedirles que hagan el esfuerzo de escribirte un informe cada cierto tiempo. Al no imponer un cuestionario previo, no limitas la sinceridad del cliente y puedes obtener un resultado mucho más interesante.

Por otra parte, con está técnica, consigues fidelizar a tu cliente. Si lo piensas fríamente, le estás diciendo que quieres escucharle y que su opinión es muy importante para ti y para tu empresa. Eso sí, asegúrate de agradecerle su esfuerzo y darle una solución a sus quejas.