Coworking y coliving: tendencias 2020

  |   Blog

Coliving no es solo compartir piso ni alquilar una habitación con servicios en un moderno edificio del centro. Coliving es más bien entrar a formar parte de una comunidad en la que la frontera entre lo personal y lo profesional se desdibuja. Como tantas otras tendencias en el mundo de los emprendedores, el coliving se originó en la costa oeste estadounidense y supone un cambio radical en la forma de concebir la vivienda.

Del coworking al coliving

Con la aparición del coworking, los profesionales pudieron multiplicar contactos y establecer sinergias, compartiendo espacios de trabajo, zonas de descanso y actividades de networking.

Además, muchos emprendedores han encontrado en el coworking la posibilidad de llevar a cabo su idea de negocio, al poder olvidarse del tiempo y el dinero que supone poner en marcha una empresa tradicional, con sus costosas oficinas y servicios individuales.

Ahora, el coliving da un paso más allá y nos propone compartir espacio, recursos y red de contactos no solo en el tiempo de trabajo sino también en nuestra vida privada.

Se trata de alojamientos en los que los colivers –como se conoce a sus habitantes- disponen de estancias privadas como dormitorio o baño y de espacios comunes como cocinas, salones, bibliotecas, espacios de trabajo, gimnasios, etc. Todo ello equipado, amueblado, decorado y listo para vivir. Además, se incluyen todo tipo de servicios, desde wifi y plataformas de cine y series en streaming hasta servicios de limpieza profesionales.

Con una filosofía similar a la del coworking, el coliving es una solución “llave en mano”, que aporta una alternativa a los inconvenientes de la búsqueda de alojamiento en las grandes ciudades, con precios habitualmente prohibitivos para los emprendedores más jóvenes. Sin embargo, el coliving tampoco es una opción especialmente económica en relación con los metros cuadrados privados de los que dispone el coliver, dado que combina espacios privados con un amplio abanico de servicios y comodidades.

De hecho, el coliving no nace tanto para resolver una necesidad de vivienda, sino que surge, más bien, como respuesta a los nuevos estilos de vida de las generaciones más jóvenes y con vocación de generar comunidades en las que los colivers encuentren un estímulo para su desarrollo profesional.

Vivienda efímera

En general, el coliving no es una solución habitacional al uso: no se dirige a personas que busquen vivienda estable ni que se planteen establecerse en un espacio por un largo período de tiempo. Al contrario, en el coliving el espacio permanece, pero la comunidad se va transformando.

Los contratos de alquiler suelen ser de corta duración, pensados para personas que viajan, o que están dispuestos y acostumbrados a cambios laborales y a una elevada movilidad en lo profesional.

Una tendencia en auge

El estudio JLL European Coliving Index 2019 identifica 23.150 camas en régimen de coliving en proyectos terminados o en desarrollo en toda Europa, casi la mitad de ellas repartidas entre Londres y Amsterdam. España se encuentra por el momento en la cola de los países europeos en términos de espacios destinados al coliving.

Sin embargo, según el informe, la rapidez con la que esta fórmula se ha desarrollado en los dos últimos años hacer prever que será, en el futuro próximo, una opción en auge en el mercado de la vivienda en toda Europa. De hecho, el estudio señala que el sector del coliving continuará creciendo a un ritmo elevado y se espera que tenga un gran impacto en la vida de las ciudades.

Coliving itinerante: la comunidad más allá de la ubicación geográfica

La importancia de la comunidad en este tipo de alojamientos llega a su cenit en fórmulas de coliving itinerante, como la que propone WiFiTribe, una comunidad de 12 a 24 personas que viajan a un país distinto cada mes, aunque no necesariamente son siempre las mismas, dado que los candidatos pueden ir uniéndose en meses distintos. Una de las condiciones es que los colivers itinerantes puedan llevar a cabo su trabajo a través de internet, al menos durante 4 semanas seguidas.

¿Moda pasajera o cambio permanente?

Si el coliving ha llegado para quedarse se podrá comprobar durante los próximos años. Según el estudio de JLL, la mayor parte de espacios de coliving de Europa todavía están en proceso y, por ello, se espera un auge importante en los próximos dos años.

Esta entrada también está disponible en: Catalán