Entrevistas de trabajo en pandemia. Claves para acertar

  |   Blog

A pesar del avance de la vacunación y del decaimiento del estado de alarma, las medidas de seguridad en tiempo de pandemia siguen afectando a distintas dimensiones de lo laboral como, por ejemplo, la incorporación de nuevos empleados.

La entrevista virtual

Las videoconferencias son sin duda una de las prácticas que más se ha generalizado a raíz de la pandemia y sus consiguientes restricciones de movilidad y presencialidad. Su uso ha llegado también a las entrevistas de selección de personal, ya sea en todo el proceso o solamente en su parte inicial.

A pesar de ser una práctica incipiente antes de la pandemia, la entrevista virtual tiene también ventajas que pueden facilitar el proceso de selección. La primera de ellas es que nos facilita mucho el establecimiento de citas con los candidatos, dado que estos disponen de mayor adaptabilidad horaria al no requerir desplazamientos físicos. En relación con ello, también facilita la entrevista a personas candidatas que se encuentren en otros territorios de forma temporal o permanente.

Con la virtualidad, perdemos sin duda algunos detalles, pero podemos apreciar otros, a los que antes no teníamos acceso de otro modo. Podemos hacernos una idea general de las capacidades técnicas de la persona candidata, por ejemplo, o valorar el contexto que el candidato ha elegido para la conexión.

Otra ventaja que nos ofrecen los medios digitales es que se puede compartir más fácilmente documentación o presentaciones, que candidato y reclutador pueden comentar conjuntamente.

La incorporación en situación de teletrabajo

Si ya es recomendable establecer un tiempo de acompañamiento a las nuevas incorporaciones, ello es aún más importante en contextos de teletrabajo o mixtos.

Siempre que sea posible, y dentro del cumplimento de las medidas de seguridad, puede ser conveniente establecer algún encuentro presencial con el equipo. La socialización con el equipo de trabajo es algo muy saludable, especialmente en los inicios de una nueva incorporación.

Cuando ello no es posible, debemos asegurarnos de proporcionarle a la persona que se incorpora información suficiente y canales de comunicación accesibles. De igual modo, debe disponer de una definición clara de su puesto de trabajo y de los objetivos que debe perseguir. Si bien este aspecto es siempre fundamental, en contextos de teletrabajo donde el nuevo trabajador puede sentir mayor inseguridad, lo es aún más. Por el mismo motivo, es importante asegurarnos de proporcionarle también un feedback periódico, para que pueda adaptarse a la organización y entender lo que se espera de él.

El teletrabajo o las formas mixtas que combinan presencialidad y virtualidad ya se han instalado en nuestra forma de organizarnos. Sin embargo, debemos atender con especial cuidado a las nuevas incorporaciones para seguir contando con equipos cohesionados a pesar de las distancias. Algunos estudios, como el Future of work de Deloitte, recogen la importancia de revisar y actualizar las responsabilidades de los equipos de trabajo, y de asegurar la claridad de roles y de objetivos mientras se trabaja en remoto.

Clarificar objetivos, mantener una comunicación fluida, ser receptivos y accesibles…: aquellos aspectos del liderazgo que son relevantes en entornos de trabajo tradicionales, lo son aún más en entornos remotos o mixtos, y muy especialmente, al incorporar nuevas personas a nuestros equipos de profesionales.