Escuchar a nuestros clientes. ¿Sabemos qué opinión tienen?

  |   Blog

Trabajamos para ellos, nuestros negocios salen adelante gracias a ellos y, sin embargo, no siempre les conocemos tan bien como deberíamos.

La importancia de conocer y cuidar a nuestros clientes

Hoy en día ya no debería ser necesario insistir en la importancia de conocer a nuestros clientes. Saber qué esperan, cómo consumen o qué les motiva es imprescindible para ofrecerles una experiencia que realmente les atraiga hacia nosotros y les fidelice.

La gestión de la relación con los clientes es un factor clave porque, en tiempos de internet, sabemos que el cliente está a un solo clic de cambiarnos por la competencia si se siente insatisfecho con nuestros productos o servicios.

Son muchas las herramientas que las empresas tienen a su alcance para optimizar la gestión de clientes, como los softwares CRM.

Sin embargo, es importante no perder de vista que debemos hacer un seguimiento constante de su parecer para poder detectar incidencias y resolverlas tan rápido como sea posible a la vez que descubrir cuáles son nuestros puntos fuertes y nuestras debilidades en nuestra relación con los clientes.

Encuestas: preguntar para estar al día

Si queremos velar por el éxito de nuestro negocio, además de un completo estudio de mercado o una buena planificación estratégica, etc., necesitamos saber en tiempo real qué piensan nuestros clientes. Y para conocer las expectativas y las opiniones de nuestros clientes, a veces la clave es tan sencilla como, simplemente, preguntarles.

Sin embargo, es tan importante preguntarles antes como hacerlo durante y después de la venta o la prestación del servicio. Solo de esta manera sabremos si estamos teniendo algún servicio que esté fallando, algún producto que no encaje o algún trabajador que no dé una atención adecuada.

Las encuestas de satisfacción son un recurso que nos puede proporcionar mucha información en ese sentido. Nos permiten avanzarnos al problema, detectarlo en tiempo real y, por lo tanto, ponerle remedio sin demoras innecesarias que perjudicarían nuestra imagen.

Showroom: el cliente en casa

Una forma de conocer y cuidar a nuestros clientes es organizar showrooms para recibirlos en directo y poderles mostrar sin filtros intermedios nuestros productos o las novedades de nuestros catálogos. La exposición de colecciones se puede emplear tanto para invitar a clientes como a partners o colaboradores.

No son muchas las empresas que cuenten con espacios adecuados para este tipo de exposiciones temporales. Por eso, los centros de negocios suelen ofrecer el servicio de showroom, es decir, la posibilidad de emplear sus instalaciones a estos efectos, con la ventaja de contar con todo un abanico de servicios complementarios que facilitarán el éxito del evento.

Entre estos servicios se pueden incluir, por ejemplo, el de recepción, salas de espera, espacios exteriores, coffee break o, incluso, personal multilingüe para eventos con invitados de distintas nacionalidades. Además, los centros de negocios suelen estar situados en ubicaciones privilegiadas de las grandes ciudades a las que es fácil acceder tanto con vehículo privado como en transporte público.

En cualquier caso, organizar un showroom dentro de un centro de negocios siempre nos proporcionará un plus de profesionalidad y de experiencia acumulada que redundará, sin duda, en el éxito del evento.

De este modo, podemos concentrar todos los esfuerzos en recibir al cliente, hablar con él en directo y, en definitiva, hacerle sentir como parte importante del engranaje del negocio.