Gastos que puedes deducir si trabajas en un centro coworking

  |   Coworking

Si te estás preguntando qué plantea menos problemas con Hacienda, si trabajar desde casa o apostar por un centro de coworking, has llegado al lugar adecuado. Desde AIN Business Center te explicamos todos los gastos que puedes deducirte si trabajas en un coworking y qué requisitos te exige Hacienda, entre otras cuestiones de interés.

Pero, antes de entrar en materia fiscal, recordemos qué es un espacio coworking, cómo funciona, qué servicios de coworking son indispensables y cuáles son sus principales ventajas. Veámoslas.

 

¿Qué es un centro de coworking?

¿Sabías que ya son más de 2.300.000 miembros en todo el mundo que apuestan por el coworking? Y es que el trabajo cooperativo, cowork o trabajo compartido ya no es una mera tendencia. Es una modalidad más de trabajo, que permite a profesionales independientes, así como a pequeñas y medianas empresas, – y cada vez más multinacionales – compartir el mismo espacio de trabajo.

¡Atención! Si estas interesado/a en formar parte de una comunidad coworking, no puedes perderte nuestro post “Cómo elegir un buen centro coworking”,  en el que te explicamos todos los aspectos que deberías tener en cuenta antes de contratar un cowork.

 

¿Cómo funciona el coworking?

Normalmente cada espacio de coworking tiene unas normas de convivencia estipuladas, con el fin de asegurar la harmonía entre sus miembros, tanto profesional como personal. Por ejemplo, no todos los centros de coworking son “pet friendly”, es decir, que se pueda trabajar con tu mascota merodeando tranquilamente por la oficina.

Aunque sí suelen compartir un mismo funcionamiento. De hecho, existe la figura de un/a gestor/a, máximo responsable de las tareas administrativas, así como de garantizar que se respeten las normas de convivencia del centro de coworking y afianzar el sentimiento de pertenencia de su comunidad.

Cada espacio de coworking puede ofertar una gran diversidad de ambientes y horarios, cada uno con sus respectivas tarifas, que siempre van acordes a las necesidades de cada profesional. Por ejemplo, hay centros de coworking que son espacios diáfanos que se comparten en su totalidad, mientras que también existen aquellos en los que se alquilan algunas oficinas de forma individual, por días, semanas e incluso horas.

 

¿Qué servicios de coworking son imprescindibles?

Existen 5 requisitos o ventajas indispensables para que un espacio de coworking cumpla con los estándares de calidad.

  • En primer lugar, las instalaciones. Debes visitarlas antes de alquilar, preguntándote si estas son amplias, si tienen luz natural o si te inspiran a la hora de desempeñar tus tareas. También debes fijarte en si se respira un buen ambiente laboral o es un espacio ruidoso.
  • En segundo lugar, dale importancia a la ubicación. Esta debe ser estratégica, en una zona muy bien comunicada de tu localidad y preferiblemente en un área de negocios. En este sentido, en AIN Business Center, contamos con centros de coworking en Barcelona, tanto en Av. Diagonal como en Paseo de Gracia.
  • En tercer lugar, la flexibilidad horaria. Así, el coworking que elijas no debe de tener un horario restrictivo, pues debe ser acorde con la flexibilidad tan característica del autónomo. En AIN Business Center, nuestros espacios de coworking están disponibles las 24 horas del día, los 365 días del año.
  • En cuarto lugar, los suministros básicos deben de ser de calidad. Es decir, nos referimos a una óptima conexión a Internet, un servicio técnico eficiente y todos aquellos servicios que garanticen el éxito de la actividad de sus integrantes, como: el agua, la electricidad y el gas, la telefonía, entre otros.
  • Por último, un buen centro de coworking debe disponer de diferentes ambientes o zonas comunes, compartidas con el resto de miembros y en las que se descansa, se come o se practica networking, uno de los principales beneficios de pertenecer a un cowork.

 

Si te interesa este tema y quieres profundizar en ello, te recomendamos nuestra sección del blog sobre el coworking, donde encontrarás todo lo que tienes que saber sobre esta práctica, que ya en 2017 generaba más de 150 millones de euros en España.

 

¿Qué gastos te puedes deducir si trabajas en un coworking?

La Dirección General de Tributos ha declarado recientemente que es posible deducir los gastos que se generen por el desarrollo de una actividad en un espacio de coworking. Esta consulta se refiere al IRPF, pero los expertos consideran que las conclusiones también son extrapolables al IVA. Aunque, para ello, es requisito esencial que el profesional dé de alta en Hacienda el inmueble en el que va a realizar su actividad. ¿Cómo? A través de la presentación del modelo 036.

Para la deducción de la cuota del centro de coworking -que incluye tanto el alquiler del espacio como los servicios de coworking– cabe especificar que está condicionada a la correlación con los ingresos. Es decir, cuando no exista una relación directa entre los gastos y los ingresos obtenidos por parte del profesional, obviamente el fisco podrá negar su deducción. En definitiva, la actividad que desarrolle el miembro del coworking       debe estar vinculada con la obtención de ingresos.

Para justificar los gastos de forma correcta, el profesional deberá presentar la factura original, que estará emitida por la empresa que cede el espacio coworking, del mismo modo que deberá estar registrado en la contabilidad y en los libros fiscales de los profesionales o empresarios.

 

Hacienda y los beneficios del coworking

La Agencia Tributaria no plantea ningún problema a la deducción del gasto de la cuota de los coworkings, siempre que el profesional en cuestión cumpla con los requisitos que hemos citado en el apartado anterior. De hecho, según Hacienda trabajar desde un coworking es una opción fiscalmente menos problemática que trabajar desde la comodidad del hogar. Y es que, desarrollar la actividad profesional desde casa tiene limitaciones considerables. Por ejemplo, el profesional podrá deducirse los gastos sujetos a la titularidad del inmueble, tales como el IBI, los gastos de comunidad, la tasa de basuras, entre otros, en la proporción de superficie que emplee en relación al total de vivienda.

En el caso de los suministros de la vivienda aún existen más limitaciones. En 2018 se estipuló que gastos como Internet, el teléfono, el agua, la electricidad y el gas, sólo se podrían deducir en un 30% a la proporción existente entre los metros cuadrados destinados a la actividad, respecto a la superficie total de la casa. Aunque algunos expertos en fiscalidad recuerdan que en algunos casos es posible deducirse un porcentaje mayor, pero ello puede conllevar demasiada litigiosidad en el momento de determinar si la superficie que el contribuyente indica que utiliza para el desarrollo de su actividad profesional es real o no, o bien cuando el autónomo necesite probar que emplea más metros para el desempeño de la misma.

Por el contrario, y a favor del alquiler de un coworking, debemos recalcar que esta opción permite deducir los gastos asociados a la actividad del profesional sin objeciones por parte de Hacienda, ya que vienen incluidos en la cuota que paga el autónomo o freelance.

 

AIN, centro de coworking en Barcelona

Si trabajas por cuenta propia, has valorado todos los beneficios fiscales de un coworking, y has llegado a la conclusión que quieres formar parte de un espacio de trabajo compartido, te invitamos a descubrir por qué nuestros coworking en Barcelona son mucho más que un espacio de coworking. Y es que, además de una ubicación estratégica, disponen de todas las ventajas de formar parte de un centro de negocios de cinco estrellas.

¿A qué esperas para optimizar tu negocio? ¡Te esperamos en AIN Coworking