La diversidad en la oficina: creatividad e innovación desde la diferencia

  |   Blog

Una buena gestión de la diversidad en las empresas puede ser un resorte que consolide su capacidad de innovación, la atracción del talento y, en definitiva, su capacidad de desarrollarse y alcanzar sus objetivos

La diversidad y la inclusión en la empresa: un valor en alza

Las empresas más avanzadas no solo no huyen de la diversidad, sino que la promueven y fomentan desde sus políticas de recursos humanos para atraer talento y potenciar la creatividad y la innovación.

Sin embargo, la Fundación Adecco advierte de que la diversidad por sí sola no supone un valor, sino que lo es cuando va acompañada de la inclusión. En ese sentido, no se trata solamente de generar equipos diversos sino de que cada miembro se pueda sentir parte de dicho equipo, potenciando las identidades y habilidades individuales de cada persona, y fomentando el sentimiento de pertenencia al grupo a la vez.

La diversidad en los equipos de trabajo viene dada por la capacidad de la empresa de integrar personas distintas tanto desde el punto de vista de su edad, género o capacidades, hasta su origen geográfico, nivel socioeconómico, educación, situación familiar, etc.

Cómo fomentar la diversidad en la oficina

La diversidad se ha convertido en un valor en alza dentro de las empresas. Ya desde 2011, la Guía de gestión de la diversidad en entornos profesionales reconocía que la diversidad en las empresas les puede aportar:

  • Mejora de su reputación como organización.
  • Atracción y retención del talento.
  • Aumento de la creatividad y de la innovación.
  • Mayor motivación en la plantilla, lo que revierte también en su eficiencia.

Para la Fundación Más Humano, la diversidad y la inclusión además reducen la rotación de profesionales y directivos, incrementan el sentimiento de pertenencia, reducen tensiones y mejoran, también, la relación con los clientes en un mercado que es, a su vez, más diverso y heterogéneo.

¿Cómo asegurar, entonces, la diversidad dentro de la oficina? Para ello, es necesario de entrada un compromiso estratégico que entienda la diversidad y la inclusión como verdaderos valores por los que se quiere apostar.

A partir de ahí, deberían desarrollarse políticas activas que recorran toda la organización, desde la captación y selección de personal hasta su motivación, su formación, el tipo de comunicación que establecemos de forma interna y externa, adaptación de los espacios para personas con discapacidad, políticas de flexibilización horaria, teletrabajo, etc.

Como en todo proyecto, si de verdad queremos apostar por la diversidad y la inclusión, debemos ante todo diseñar un cuadro de indicadores que respondan a los objetivos que nos hemos marcado y que nos permitan medir en qué grado los estamos alcanzando y qué impacto tienen en nuestra empresa.

Una vez la organización ha tomado la decisión estratégica de apostar por la diversidad e inclusión, puede ser útil analizar buenas prácticas llevadas a cabo con éxito en distintas empresas para poder tomar ideas y ejemplos que se puedan adaptar a nuestra realidad.

Como en todos los entornos, la comunicación y el intercambio entre personas distintas aporta también diversidad de ideas y puntos de vista.

Esto es algo que los centros de negocios y coworking fomentan desde siempre, no ya dentro de la propia empresa sino entre profesionales e iniciativas empresariales distintas.

Los espacios comunes, los eventos y el networking que se establece en los centros de negocios y coworking estimulan el intercambio de ideas, la colaboración y la innovación permanente, lo que siempre redunda en mejores perspectivas de futuro para todos.

Esta entrada también está disponible en: Catalán