La transformación digital en la empresa

  |   Blog

Si la transformación digital de las empresas ya era una tendencia apremiante a principios de 2020, el impacto del COVID19 no ha hecho sino acelerar lo que parece un cambio inevitable por el que todas las empresas deberán pasar para seguir adelante con sus proyectos.

Una nueva mentalidad para una nueva era

La transformación digital de una empresa no consiste en cambiar los equipos informáticos, celebrar algunas videoconferencias, actualizar el software, implantar un CRM ni impulsar una campaña de marketing digital.

La transformación digital es, ante todo, un cambio de mentalidad que debe recorrer todos los rincones y personas que forman parte de la empresa, desde los directivos hasta el último de los empleados: es un cambio sustancial de la cultura de la organización.

Consiste, más bien, en apostar por un modelo de eficiencia e innovación a través de la integración de la tecnología en todos los ámbitos de la empresa. Dicho de otro modo, no se trata de aplicar tecnología al mismo modelo de negocio «analógico» sino de transformar el modelo, mejorarlo e incluso reinventarlo si es necesario.

Según el Informe eAPyme 2019 Transformación digital en las pymes y los autónomos españoles, la transformación digital es la progresiva integración de tecnologías que permite mejorar e incluso reinventar el modelo de negocio de una organización. Su éxito residiría, según el informe, en el factor humano, que resulta clave en el proceso.

El informe detecta que las principales motivaciones de las empresas para emprender la transformación digital tienen que ver con la posibilidad de mejorar procesos internos, la interoperabilidad, la mejora de la comunicación con los clientes, la rentabilidad…

Lo cierto es que la transformación digital aporta a las empresas múltiples ventajas a distintos niveles. Entre otras:

  • Mejora la satisfacción de los trabajadores y la retención del talento, al generar entornos de trabajo más dinámicos y flexibles.
  • Mejora la competitividad y la productividad de la empresa, algo que refuerza a su vez la satisfacción tanto del trabajador como de los clientes.
  • La satisfacción del cliente mejora dado que la transformación digital es un cambio que pone justamente a las personas -y, en particular, al cliente- en el centro. Según lo expone la Oficina de Transformación Digital de Navarra, el cliente de hoy en día es un cliente 100% digital, hiperconectado, exigente y empoderado en el medio digital.
  • Optimiza actividades, reduce costes e impulsa, en la empresa, la cultura de innovación que necesariamente va unida a la transformación digital.

 

¿Cómo emprender la transformación digital?

La transformación digital de la empresa debe entenderse como una estrategia integral. La Guía básica para la transformación digital de la pyme de la Cámara de Comercio de España, nos propone 3 pasos clave para empezar:

  • Evaluar el estado de madurez digital de la empresa: como en todo gran proyecto, debemos conocer, antes que nada, cuál es nuestra situación de partida. A la hora de analizar el punto de partida y de pensar este nuevo posicionamiento, es necesario contemplar todas las áreas posibles dentro de la empresa, sin olvidar, el área estratégica, los procesos, los recursos, las personas, el producto, etc.
  • Definir el nuevo posicionamiento deseado respecto a la transformación digital y crear una hoja de ruta para alcanzarlo.
  • Buscar los socios y los apoyos necesarios para lograrlo, dentro y fuera de la empresa.

Sin embargo, si algo es fundamental es incorporar la cultura del cambio, que permita a la empresa integrar nuevas lógicas de trabajo y entender que es un proceso que implica a todos los departamentos y personas que forman parte de la empresa.

La Guía para la transformación digital de las Pymes de Datisa nos sugiere asentarnos sobre tres bases que nos permitirán alcanzar el éxito en el proceso de transformación:

  • Formación digital, para entender el cambio desde la organización, para adoptar el cambio de mentalidad necesario.
  • Liderazgo, capaz de motivar al conjunto de la organización.
  • Plan personalizado, adaptado a la realidad de la empresa.

Como consecuencia del COVID19, muchas empresas se han dado cuenta de que la transformación digital ya no es solamente una opción, sino una necesidad.

Abordar el futuro desde esta nueva perspectiva será, seguramente, algo fundamental que determine el futuro de nuestro proyecto empresarial.