Publicado el texto definitivo de la ley del teletrabajo

  |   Blog

El pasado 10 de julio el Boletín Oficial del Estado (BOE) publicó el texto definitivo de la Ley del trabajo a distancia, que sustituye el anterior Real Decreto-ley 28/2020.

Entra en vigor la nueva Ley del teletrabajo

La nueva Ley 10/2021, de 9 de julio, de trabajo a distancia entró en vigor al día siguiente de su publicación, es decir, el 11 de julio, con la única excepción de su disposición final 1ª 2, que lo hará el 1 de octubre de 2021.

La nueva normativa sustituye tácitamente el anterior Real Decreto-ley 28/2020, de 22 de septiembre, de trabajo a distancia e incorpora novedades que tienen que ver con la cuantía de las sanciones y con la introducción de medidas para la igualdad de los trabajadores con discapacidad.

En ese sentido, el artículo 4 de igualdad de trato y de oportunidades y no discriminación especifica que las empresas deben evitar toda forma de discriminación, directa o indirecta, no solamente por razón de sexo sino también por razón de “edad, antigüedad o grupo profesional o discapacidad, de las personas trabajadoras”.

Las empresas quedan así obligadas a asegurar la igualdad de trato, la prestación de apoyos necesarios y la realización de los ajustes razonables que resulten procedentes.

En relación con ello, la ley introduce otras novedades como por ejemplo que, en caso de persones trabajadoras con discapacidad, la empresa deberá asegurarse de que los medios, equipos y herramientas de trabajo sean universalmente accesibles para evitar cualquier forma de exclusión.

Otra novedad relevante es que la nueva ley actualiza las sanciones previstas en el artículo 40 del texto refundido de la Ley sobre Infracciones y Sanciones en el Orden Social, aumentando su cuantía. Esta actualización, sin embargo, no entrará en vigor hasta octubre de 2021.

Más allá de estas novedades respecto al anterior redactado, el objetivo de esta normativa es regular de forma adecuada y suficiente los aspectos que definen la prestación de trabajo a distancia, con la voluntad de evitar situaciones de desprotección que podría conllevar la falta de regulación.

Así, el texto quiere proporcionar un marco regulador que asegure principios como el de la igualdad antes mencionado o, por ejemplo, el de la voluntariedad del teletrabajo por parte tanto de la empresa como de la persona trabajadora, así como su carácter reversible.

La ley se aplica al trabajo a distancia cuando este signifique un mínimo de un 30% de la jornada o “el porcentaje proporcional equivalente en función de la duración del contrato de trabajo” y tomando un período de referencia de 3 meses.

La normativa recién publicada actualiza la regulación de la que ya se disponía desde el pasado mes de septiembre.

Esta entrada también está disponible en: Catalán