Teletrabajo: ¿mejor en casa o en un espacio flexible?

  |   Blog

Muchos profesionales han descubierto las ventajas del teletrabajo, pero también los inconvenientes de hacerlo en el propio domicilio. Ante ellos, una opción aparece con fuerza para los emprendedores: el trabajo en espacios de oficina flexible como los centros de negocios.

El teletrabajo en casa: más allá de las ventajas

El teletrabajo lleva consigo una serie de ventajas relacionadas, sobre todo, con el ahorro de tiempo en desplazamientos diarios a la oficina. No en vano, según un reciente estudio de Econocom, “para un 55% de los encuestados el trabajo a distancia es una fuente de motivación para permanecer en su puesto actual”.

Los motivos de dicha preferencia son principalmente este ahorro de tiempo en los trayectos entre el domicilio y el trabajo, el ahorro económico y la preservación de la salud. En el otro extremo, también se identifican inconvenientes que, en general, van asociados a la pérdida de contacto directo entre los profesionales y la sensación de aislamiento.

Sin embargo, el teletrabajo en el domicilio puede conllevar otros inconvenientes como una mala calidad de la conexión a internet, la falta de ergonomía del espacio de trabajo, la seguridad insuficiente de los datos, etc. En el ámbito más psicológico, algunos trabajadores tienen dificultades para separar su tiempo de trabajo de su tiempo libre o para compatibilizar la vida familiar con el trabajo en el domicilio. En ese sentido, tras la pandemia, muchos trabajadores tienden a preferir las opciones híbridas, con una media de tres días de teletrabajo a la semana.

Por ello, entre la oficina tradicional y el teletrabajo en el domicilio, surgen soluciones híbridas adecuadas para distintos tipos de emprendedores y de empresas.

Espacios flexibles para nuevas necesidades

A pesar de apreciar las ventajas del teletrabajo, son muchos los profesionales que necesitan un entorno físico dedicado al trabajo, con el confort de una oficina y sus servicios, desde el soporte informático hasta la disponibilidad de material fungible, servicios de recepción, reprografía, etc.

Una solución para este tipo de profesional es el alquiler de despachos en centros de negocios donde se contratan servicios a medida, incluyendo el espacio de trabajo.

De este modo, el emprendedor paga únicamente por lo que de verdad necesita y puede disponer de un entorno laboral con todas las ventajas de una oficina completamente equipada y accesible en cualquier momento.

Alquilar la oficina en un centro de negocios le facilita al emprendedor separar su espacio de trabajo de su vida personal, manteniendo su privacidad y consiguiendo un entorno propicio para el trabajo.

Entre las comodidades propias del espacio flexible frente al trabajo en el domicilio, se cuentan también elementos de confort como la climatización adecuada, el mobiliario ergonómico o una iluminación diseñada para el trabajo en oficina. Estos son elementos que no deben desdeñarse dado que, a largo plazo, pueden causar molestias importantes en caso de no ser los apropiados.

Además, los centros de negocios ofrecen servicios complementarios que pueden reforzar extraordinariamente la imagen del negocio, como el servicio de atención telefónica, la gestión de paquetería y correspondencia, la disponibilidad de salas de espera y salas de reuniones o incluso de aulas de formación.

En ese sentido, el trabajo flexible y las soluciones híbridas tienen en los centros de negocio un espacio versátil, fácilmente adaptable a situaciones muy dispares y siempre disponible para el trabajo en condiciones óptimas de calidad y seguridad.